martes, 26 de febrero de 2008

El disco Inferno

La sugerencia de mi buen amigo, me trae recuerdos de gintonic, sudor y risas. Cruce de miradas, carne joven, perfumes de mujer y
el mundo en los pies. Reminiscencias de pequeñas renuncias de sexo improbable, por reinar ilusoriamente en una pista y romper las madrugadas con la fuerza inconsciente de la juventud.

1 comentarios:

Jose dijo...

¡¡Qué tiempos, coño!! Esa pelota de espejos suspendida del techo... esos reflejos en el suelo de madera dando vueltas, ese meneíllo, esas cazadorillas apretás, esos tupés... esa ansiosa espera de "Lo lento" del "agarrao"...

¿Bailas?

- No, es que me duelen los pies

(¡¡Estrecha!!)

Cuando escucho esto, todavía se me erizan los pelos de la cabeza y se me alisan los del pubis...

jajajajajajaa